OPINIÓN

Hasta cuando Soledad le seguirá cerrando las puertas al futuro

“La revolución es algo que se lleva en el alma no en la boca para vivir de ella” Ernesto “che” Guevara

Por: Leonardo Reales Chacón
Doctor en Derecho

Si algo le urge al municipio de soledad es la necesidad de hacer la ruptura de las cadenas que la amarra su pasado el cual no la deja mirar hacia delante para construir su futuro. Como parafraseara el inmolado líder de la revolución cubana Ernesto “che” Guevara, en soledad “no se requiere un libertador, porque los libertadores no existen, son los pueblos quienes se liberan así mismo”.

Es innegable que la tierra del Melchor caro es territorio de grandes privilegios que muchos municipios pudieran anhelar; goza de una infraestructura de servicio aeroportuario y terrestre que ha terminado poniéndose al servicio de la capital del departamento del atlántico sin que esto a menos que se pruebe fiscalmente lo contrario no ha dejado dividendos de desarrollo para su gente.

Se suma a lo anterior, la gran importancia que tiene su presencia en la famosa área metropolitana junto a otros cuatro municipios del departamento, pero esto poco o nada le ha servido para impulsar su potencial para avanzar en la construcción de un modelo de ciudad futuro, por los hechos evidentes pareciera que la capital Barranquilla termina arrebatándole cualquier intento de insurrección ante la mirada pasiva e incluso indolente de quienes en su representación toman asiento en su junta directiva.

Para sus autoridades resulta ser letra muerta el mandato del articulo quince (15) de la Ley orgánica de ordenamiento Territorial, 1454 del 2011 donde el legislador establece el núcleo esencial de las áreas metropolitanas cuya obligación no es otra que la de “articular el desarrollo de los municipios que la conforman”, basta con examinar los hechos metropolitanos para corroborar si ese “desarrollo” ha tocado siquiera las puertas de la municipalidad.

Lamentable son esos hechos mencionados a pesar de que el municipio como “socio” (y no cualquier clase de socio) del área le aporta anualmente una cifra que supera los 300 millones de pesos, aportes que se hacen desde que se conformaron en la época del entonces presidente Alfonso López Michelsen mediante el Decreto 1503 de 1978 implementada posteriormente mediante la ordenanza 03 de 1981 el área metropolitana de Barranquilla pero que sirven para nutrir la burocracia barranquillera perfumada.

Pero independientemente de cuantos sean los estos recursos que aporta el municipio al esquema asociativo como hoy lo llama la ley 1454 del 2011 y que es un barril sin fondo sin retribución para soledad, lo cierto es que la tan exigida función de apoyo para la planificación integral de sus municipios no se ha visto y tampoco se escucha una voz que la exija. Si el área metropolitana hubiese asumido esta función otra fuera la cara de nuestra querida municipalidad en donde su Plan de Ordenamiento Territorial que data desde el año 2002 ha terminado siendo una colcha de retazos con algunas modificaciones producto de la conveniencia del gobierno de turno cuando debiera ir de la mano con el de la ciudad metrópoli

Mientras hoy avanzamos en políticas para el desarrollo regional, como la que está liderando el gobernador del departamento del atlántico, con la creación de la RAP caribe, nada se propone en el área metropolitana y mucho menos en el municipio soledeño que logre incentivar la inversión privada, ni el diseño de un plan maestro de movilidad real y acorde con las necesidades de la comunidad para mejoría de su medio ambiente. De darse el nefasto proyecto del tren ligero, soledad le corresponderá diseñar un proyecto alterno que le permita interconectar la movilidad con estos municipios. Esta Cruda realidad sobre nuestro querido municipio fue expuesto desde hace más de 3 años por los gremios y aun nada tiende a cambiar.

Con este escenario, no tiene sentido seguir perteneciendo a una asociación de municipios que poco es lo que le aporta a soledad que por el contrario ha encontrado en ella una cenicienta para aquellos proyectos que a decir verdad solo han beneficiado a Barranquilla.

Soledad esta llamada inexorablemente a liderar el desarrollo de los municipios con quien ella limita o hace fronteras. Un nuevo puente que abrirá la navegación por el rio hace necesario que se estudie la opción de puerto alterno para fortalecer el potencial agrícola del oriente del departamento. La recuperación del río creara la necesidad de mirar hacia el centro de soledad para articular su desarrollo turístico de la urbe a propósito de la construcción de su plaza municipal.

Duele decirlo, pero así es como nos ven desde afuera,” como el municipio que cada día crece poblacionalmente mas no la capacidad adquisitiva económica de sus pobladores, su nivel social no avanza, en soledad su estratificación no llega a un estrato 4 y eso es demostración del nivel de pobreza creciente gracias a la mala distribución de sus recursos en los problemas básicos”. Porque no proponer un CONPES para soledad y que todos unidos, su clase dirigente, industrial y comercial y social insten al gobierno municipal y lo acompañen en la consecución de este instrumento focalizador de los grandes problemas pero también de las grandes inversiones y se plantee las macro obras que se necesitan para construir la soledad del siglo XXI, la ciudad futuro, la que se merecen los hijos de los soledeños.

Lastimosamente, la voluntad de lucha en soledad se la ha carcomido el flagelo de la pasión inyectada y avivada por intereses individuales, hasta arrebatarles la esperanza ciudadana. Este intereses mezquino han convertido a soledad en un centro de confrontación al estilo “coliseo Romano” donde las fieras devoraban a los gladiadores y a aquellos que no pensaban igual al rey ante la mirada morbosa de sus instigadores. Esta división social y la desigualdad en su desarrollo también es responsabilidad moral de este pequeño grupo que reina en medio del caos que se convirtió en el cáncer social que no permite que las nuevas ideas y la sana controversia propia de la discusión ciudadana se dé al estilo de los griegos quienes se agrupaban en la plaza o Ágora para discutir la ciudad.

En soledad infortunadamente no se impone la voluntad de sacar al municipio de sus dificultades; como lo ha expresado en su alegoría comparando a los griegos el periodista Gustavo Ospino, soledad se debate entre “la tragedia o la comedia” cuando compara las situaciones particulares en la querida soledad.

La trajinada frase del comunicador sobre “la tragedia o comedia” nos recuerda a los griegos. Para ellos, “la tragedia” era una forma de vida pero que les desarrollaba la capacidad de inventar mecanismos en el que ninguna verdad se impusiera; obligaba a los griegos a debatir, a demostrar cualquier afirmación, pero contrario a los griegos, la “tragedia” al cual se refiere Ospino Duran resulta ser todo lo contrario en soledad: la mentira se impone sacrificando la verdad y el debate se ausenta. Cuanto hace falta un Nicolás de Maquiavelo, pensador del siglo XVI que a sus 43 años y desde el exilio le escribió al príncipe Lorenzo II acerca de cómo se debe gobernar y lo que el pueblo espera de los gobernantes.

La lectura equivocada que confunden las enseñanzas del padre de la ciencias políticas modernas al señalarlo de oscuras, “perverso” o de “estratega maligno”. Maquiavelo escribió para una Italia dividida y mal gobernada, fue un revolucionario de las ideas políticas fundadas en principios éticos, que buscaba la unidad; para conocerlo, no basta con leer la carátula del príncipe . ¡¡¡Podrán cortar todas las flores pero nunca terminara la primavera¡¡

Leonardoreales72@hotmail.com

To Top