OPINIÓN

La injusticia con la justicia

“En una sociedad democrática la justicia no debe ser pensada como un aparato judicial formal, sino como un sistema social”. Jorge Garay

Por: Leonardo Reales Chacón
Doctor en derecho

La justicia, mas allá de dar a cada quien lo que se merece tiene como fin principal la búsqueda del equilibrio dentro de una sociedad en la prestación de bienes y servicios que logren la calidad de vida de las personas. Una sociedad no se le mide por lo que tiene sino por lo que se le garantiza. De ahí que cuando un gobierno pretende mediante una reforma al sistema judicial reducir las garantías que han sido impuestas desde la constitución misma, resquebraja la confianza y la legitimidad y rompe con las bases del “contrato social” del que nos hablara Rousseau.

Hoy cuando Ya se conocen los diferentes proyectos radicados ante el congreso de la república mediante los cuales se pretende reformar el sistema estructural de la justicia en Colombia, pieza fundamental del Estado, se hace necesario abrir espacios de discusión al interior y por fuera del legislativo en busca de consenso entre las fuerzas vivas del país sobre todo por las implicaciones que esta tendrá en el presente y futuro del modelo actual de Estado. La duda está en saber si después de esta “riesgosa cirugía” Seguiremos siendo Estado social de Derecho o regresaremos al Estado de Derecho.

Al gobierno le asiste el deseo de que el Estado tenga una justicia eficaz y eficiente, pero debe tener cuidado para no desconocer los límites que imponen los principios establecidos dentro del modelo en la carta de 1991. Para garantizarla, el gobierno debe actuar en función del bienestar social consolidándola como servicio y función pública; esto solo se consigue en la medida en que se amplié las instituciones procesales que están contenidas como parte del debido proceso. Basta con analizar los resultados obtenidos en Europa después de la segunda guerra cuando implementó el modelo de justicia fundado en un sistema “neoconstitucional” cuya justicia, la constitucional termino fortalecida.

Cuan acertadas fueron las palabras del maestro Fernando Hinestrosa (q.p.d), cuando describió la crisis de la justicia en Colombia:” La justicia en Colombia está enferma, enfermedad que es el resultado de las dolencias que aquejan al país”, El problema de la justicia no está en su contenido ni en sus principios sino en la “forma en que es administrada”, la justicia no puede ser como aquella masilla en manos de un alfarero.

Reformar el sistema de fuentes como se propone como se propone en el artículo 230, limitar la acción de tutela, la misma reforma del parágrafo del articulo 150 atentando contra los principios generales del derecho, la creencia que conductas como el famoso “cartel de la toga” se combate con reformas del articulo 232 ampliando los requisitos de las magistraturas es pretender creer que el problema ético se combate con mayor carga y no con exigencias de valores.

Todo esto terminara por convertir la constitución política de Colombia, su carta magna, en una colcha de retazos, acabando con sus valores y principios que garantizan no solo el Estado Social de derecho, las instituciones y la protección a favor del ciudadano, desconociendo que detrás de cada artículo de la misma existe un valor ideológico. Una injusticia que se cometería contra la justicia.

Escríbeme, leonardoreales72@otmail.com

Artìculos Populares

To Top