REPORTAJE

«La ventana al mundo» nació de un concurso que tuvo su origen en un hecho casual, alrededor de un tinto

La idea de construir el monumento «La ventana al mundo», tan concurrida y de moda por estos días en Barranquilla «comenzó de la manera más casual, como ocurre con muchas cosas importantes en la vida; comenzó con un tinto».

La reposada afirmación la hizo el silencioso inspirador del concurso que dio origen a la obra, el arquitecto y ex presidente de Sociedad de Arquitectos del Atlántico, Alfredo Reyes, quien le sugirió a Cristian Daes, Presidente de Tecnoglass y financiador de la obra, la mejor manera de embellecer la rotonda ubicada al frente de esa compañía, a un lado de la Vía 40.

Cristian me invitó -dijo Reyes en Reportaje para CARDENAL NOTICIAS-, para mostrarme una estación de bomberos que quería regalarle a Barranquilla el año pasado, hace como 9 meses y me preguntó que podría hacer en esa zona, en la rotonda.  Entre los sorbos de café hablamos de muchas cosas, como por ejemplo el puente que el sugirió, pero finalmente nos centramos en la idea de un monumento.

Reyes recuerda que le dijo a Daes para esa rotonda se podría hacer un concurso para diseñar una obra de arte público y luego vino un debate para escoger el nombre que al final fue el de «La Ventana»; en el que varios amigos se sumaron a la iniciativa.

A Reyes le fue entregada la misión de crear las bases del concurso, sin pensar ni calcular siquiera el rotundo y contundente impacto que tendría la obra producto de ese evento.

La Sociedad de Arquitectos del Atlántico (SCA) acogió la responsabilidad de ponerle la marca al concurso, realizando un evento que no tiene antecedentes en Colombia, recibiéndose 111 propuestas de varias ciudades colombianas, entre ellas Bogotá, Cali, Villavicencio, Medellín, Valledupar y pos supuesto Barranquilla; pero también se recibieron propuestas internacionales; por ejemplo, llegó una propuesta de Estambul (Turquía), por supuesto con un arraigo cultural hacia el Medio Oriente, llegaron 4 propuestas de Estados Unidos, de México y también de varias Universidades como la del Norte, la CUC y la del Atlantico.

Para el Arquitecto Alfredo Reyes, «La ventana al mundo» es una obra que deja varias experiencias. «En primer lugar la transparencia, porque se permitió que una entidad particular como la SCA se tomara las bases del concurso y diseñara un sistema de anonimato, sin que pudiera meter la mano nadie del Grupo Daes, organizadores y financiados del proyecto; lo mismo que la generosidad del grupo Daes que jamás limitó ni le puso tope máximo a los costos de la obra, lo que no le puso límites a los artistas y estimuló la creatividad.

Pero la realización de este concurso también dejo curiosidades, como el hecho de que un grupo de Bogotá realizara la obra que quedó en segundo lugar, simbolizando precisamente el Carnaval de Barranquilla.

El concurso de «La ventana al mundo», en el que triunfó el proyecto de la arquitecta Diana Escorcia, tuvo, además de los 111 participantes, un total de 4.000 personas que votaron en un concurso de 48 horas que se abrió por internet para elegir la obra ganadora.

El episodio de la votación del público fue complementario de la escogencia que hizo la SCA de dos finalistas, tal como lo solicitó Cristian Daes, para que al final fuera el público el que decidiera. Este hecho que involucró masivamente a mucha gente de la ciudad, le fue creando a La Ventana un ambiente de apropiación por parte de la ciudadanía que comenzó a sentir suya la obra, lo que permitió romper el paradigma de que las rotondas no servían para nada distinto que para acumular basuras y maleza.

La Ventana pasó de ser una obra de arte contemplativo para constituirse en una obra viva donde se combinan la recreación, el camping y el sitio de reunión y paseo familiar.

Hoy la ventana se pasea en una interminable correría por las redes sociales mostrando sus características majestuosas que la convierten en una obra de arte única en su género y dimensiones en el país.

La SCA está preparando una cartilla para mostrar todas las propuestas que se hicieron para este concurso, que arrojó como resultado la reconocida obra que tuvo su origen de la manera más casual, tal como lo reveló Alfredo Reyes; al calor de un tinto.

Artìculos Populares

To Top