MUNDO

Las hostias baratas de los chinos arruinan a las monjas españolas de clausura

Quién le iba a decir a Mao Zedong que China iba a poner en aprietos a conventos en España porque allí se elaboran hostias consagradas a mitad de precio. Las cifras están claras: en un convento español, el precio del pack de 500 obleas ronda los cinco euros. Las que vienen de China, Polonia e Italia son una auténtica ganga: por la mitad de precio se puede conseguir la misma cantidad en Amazon o en otras tiendas online. Y eso lleva años suponiendo un enorme problema a algunas congregaciones religiosas.

«Nos comen los chinos», diría Julián López. Razón no le falta. Las monjas no pueden con ellos. Lo han intentado todo. Han removido cielo y tierra. Llevan años en busca de infinidad de soluciones a este problema, pero nada. No hay manera. Hace mucho tiempo que los muros del convento de las carmelitas de Puçol (Valencia) se aferraron a toda clase de tareas para obtener cierto respaldo económico que les permita subsistir. Se trata de una deriva inexorable. Sucede en este y otros conventos de España. La razón: las ventas de las hostias que antaño elaboraban para los oficios religiosos han caído estrepitosamente.

La fabricación de estas formas que luego se consumen en los actos religiosos de todas las parroquias de España es una actividad asociada a las monjas de clausura. En tiempos dorados, en algunos monasterios de España se venían elaborando unas 20.000 hostias al día. Un importante sustento transformado después en dinero e ingresos para la congregación.

Pero hasta en este negociado mete el hocico el mundo moderno y su voraz afán empresarial. En los últimos años, empresas de China, de Polonia y de Italia se han metido de lleno en materia. Juegan en el mismo terreno de juego con ellas pero utilizando precios mucho más bajos.

Artìculos Populares

To Top