COLOMBIA

Paramilitares ocupan territorios dejados por las Farc en el Chocó denuncia la iglesia

La Iglesia Católica lanzó nuevamente una alerta por la situación de violencia en el Chocó, esta vez, por la ocupación de territorios por parte de grupos, al parecer, paramilitares.

En un comunicado emitido por las comunidades étnicas y las diócesis que hacen presencia en ese departamento, se denuncia la presencia de grupos con el discurso y actitudes de los grupos de carácter paramilitar.

“Somos testigos del avance amplio, abierto y sistemático de grupos armados ilegales con discurso y actitudes de paramilitarismo que ocupan territorios que la Fuerza Pública no logra controlar, ocasionando el sentido de desprotección de numerosas comunidades”, señala el documento.

Además, la Iglesia manifestó su preocupación por la manera como el ELN ha venido ocupando, también, los territorios de poblaciones étnicas poniendo en riesgo a las comunidades y a sus autoridades.

De otro lado, se denunció la persistencia de los hechos de criminalidad y violencia en los centros urbanos del Chocó, dejando como principales víctimas a los jóvenes de sectores marginales.

“La población en general muestra síntomas de desespero por la inseguridad y poca efectividad de las autoridades. Igualmente existen testimonios de presencia de grupos afines al paramilitarismo que controlan sectores de los centros urbanos y asumen por su cuenta acciones de ajusticiamiento, poniendo en entredicho el Estado Social de Derecho”, agrega el comunicado.

Asimismo la Iglesia y las comunidades étnicas manifestaron su preocupación por la falta de adecuación de las zonas veredales ubicadas en el departamento, así como la falta de claridad sobre el desmonte de los milicianos de las Farc.

Finalmente las Diócesis del Chocó solicitaron al Estado una protección efectiva de los habitantes del departamento. Además, consideraron que para el éxito de la fase de implementación de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc, y el buen desarrollo de los diálogos con el ELN, se debe hacer una desarticulación de las bandas criminales y de los paramilitares.

“Mientras se percibe cierta permisividad de sectores de la Fuerza Pública y de otros organismos del Estado frente el accionar de estos grupos armados, el Proceso de Paz pierde credibilidad”, puntualiza el comunicado.

To Top