OPINIÓN

#Somosregióncaribe

Por: Efraín Cepeda Sarabia
Senador de la República

En el Caribe colombiano se respira unión por estos días, sus fuerzas vivas, su identidad y las banderas de todos los colores políticos caminan en un mismo rumbo, la creación y puesta en marcha de la Región Administrativa de Planificación- RAP Caribe.

La importancia de este momento en la historia de nuestro Caribe se debe al cúmulo de acciones y voluntades manifestadas en los últimos años. Este camino inició con la Constitución Política de 1991 cuando jóvenes, hoy líderes políticos y abanderados RAP, como Eduardo Verano de la Rosa, incansable ideólogo y gestor de la autonomía regional, dieron debate sobre las herramientas constitucionales para garantizar la implementación del modelo de país descentralizado. En 1985 vimos nacer la Ley 76, que creó las Regiones de Planificación conocidas como CORPES; En 2010, vivimos la más impactante expresión de unión regional con el VOTO CARIBE impulsado por 2’502.726 de caribeños; y en 2011 se constituyó la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, LOOT.

Sin embargo, lo he dicho en diversas ocasiones y lo reitero enfáticamente, en Colombia no existe la descentralización sino la re-centralización, que ha sido la culpable del desempleo y altísimo índice de informalidad, además de las indignas rogativas de nuestros gobernadores y alcaldes ante el poder central para obtener recursos. Hoy reclamamos ser los protagonistas de nuestro propio destino y de las causas sociales. Sabemos que la RAP Caribe contribuirá a establecer una nueva forma de relación entre la nación y el territorio dando vida al artículo 306 de nuestra Constitución y garantizándonos la “personería jurídica, autonomía y patrimonio propio”.

Como Presidente del Senado de la República y coordinador ponente de este proyecto, aprobado por unanimidad por la Comisión de Ordenamiento Territorial, de la que soy miembro, invito a la ciudadanía a ser veedores del paso a paso de este proceso que inicia oficialmente este 19 de octubre; y convoco a la unión y reactivación de la Bancada Caribe del Congreso de la República – Senado y Cámara, a la atenta escucha de cada ciudadano Caribe, a la promoción de la identidad regional, y al trabajo solidario. Es imperativo fortalecer controles para que los recursos no se vayan por la vena rota de la corrupción. ¡Los recursos públicos son sagrados! La RAP Caribe es nuestro punto de partida hacia la construcción de un país desde los territorios y no desde los escritorios.

To Top