ECONOMICAS

Tragedia en los cultivos de limón en el Atlántico, por efecto del dragón amarillo

Un panorama dramático entre los cultivadores de limón en el Departamento del Atlántico, que tiene ribetes de tragedia, como consecuencia de los daños ocasionados por la bacteria Huanglongbing (HLB), más conocida como la enfermedad del dragón amarillo, reveló este martes en CARDENAL NOTICIAS el ingeniero agrónomo Ramiro Manjarres, vocero de los cultivadores de cítricos en esta sección del país.

La primicia entregada por Manjarres a CARDENAL NOTICIAS indica que el drama es de tal magnitud que de las 64 toneladas de limón que se venían sacando diariamente al mercado, en la actualidad apenas se pueden sacar unas 4 toneladas, hecho que refleja la dimensión del problema para las 2.636 personas que cultivan 1.178 hectáreas de limón en la margen oriental del Departamento del Atlántico, en la que se incluyen ls municipios de Malambo, Sabanagrande, Santo Tomás y Ponedera.

El problema ocasionado por el dragón amarillo en los cultivos de cítricos en el país ha generado un encaramiento exagerado del limón, a tal punto que un bulto denominado «de tres líneas» que costaba $15.000 hoy tiene un valor de $250.000 y al paso que avanza la crisis
el limón podría cotizarse a $1.000 la unidad, dijo Manjarres, quien insistió en llamar la atención de los organismos del Estado.

Los citricultores, según indicó Ramiro Manjarres, llevan más de 18 meses alertando sobre el problema al Gobierno Departamental, pero según advirtió la atención ha sido casi nula, mientras el vector de la enfermedad viaja a 2.5 kilómetros por hora, infectando un promedio de 6 hectáreas por día.

Se estima que por efecto del dragón amarillo el lucro cesante de los cultivadores de cítricos asciende a unos $32.000 millones y señaló que el Gobierno Nacional, a través del ICA tampoco ha desarrollado un plan que permita mitigar con efectividad el avance de la enfermedad.

Dijo que para cubrir un área tan amplia como la del Atlántico el ICA apenas contrató a unas cuatro personas que no han sido constantes porque se les venció el contrato y el programa quedó un tiempo sin atención y el trabajo que hicieron en todo un año no llegó a las 20 hectáreas, de las 1.178 cultivadas en la margen oriental del Atlántico.

Ramiro Manjarres habló así con CARDENAL NOTICIAS

Artìculos Populares

To Top